terapias de veteranos

Un programa de rehabilitación completo requiere un período de tiempo, aunque de nuevo, transcurrido ese tiempo, no estamos más que al comienzo del camino: el compromiso adquirido es de por vida, y, por muy bien que uno se encuentre, no hay que bajar la guardia en absoluto ni un instante.

El adicto debe ser plenamente consciente de que convive con un monstruo dormido, y que el monstruo se volverá a despertar tan sólo volviendo a probar.
Y que si lo despierta, el monstruo lo devorará: engullirá lo que es, lo que ha sido y lo que pueda llegar a ser.

Por ello la condición de adicto se debe conjugar en presente de indicativo: no existe el ex-adicto, porque el adicto, por ahora, no se cura. Se rehabilita, y ya es mucho.

 

LAS TERAPIAS DE VETERANOS SON EL PRIMER SÁBADO DE LOS MESES PARES